El segundo embarazo

El segundo embarazo parte I

7 años pasaron antes de que me cuestionara la posibilidad de ser madre nuevamente, 7 largos años en los que tuve que trabajar en mi misma para superar los traumas de mi primer parto mal atendido, en el recuerdo de la soledad de mi post parto, en las eternas noches sin dormir (porque mi hija era una bebé de alta demanda y no dormía más de dos hora, luego estaba dos horas despierta y así todo el tiempo hasta los 7 meses). 

Yo sabía que mi marido soñaba con otro hijo desde hace mucho pero, respetaba totalmente mi decisión y jamás me presionó.  Mi hija siempre se negó a un hermano(a), a tener que compartir con otro, ahora me pedía por favor que le regalara un compañero(a). 

Fueron meses de analizar los pros y contra, y poco a poco me fui encariñando con la idea. Busque dentro de mi el porque a mis miedos, y me di cuenta que mis temores no eran hacia la maternidad en si, yo amo ser madre!! Es lo más maravilloso que me ha podido suceder, es mi motor y mi misión, entonces lo entendí…. mis miedos eran a cosas que yo esta vez podía controlar, muchas cosas serían diferentes esta vez, teníamos recursos económicos con los que antes no contábamos, podría cuidarme mejor, ir a buenos médicos, tener un parto bien asistido, tenía experiencia para el post parto, si bien sigo sin tener red de apoyo, la seguridad que tengo en mi misma es diferente, ya no necesito consejos ni aceptación de mi labor ya que tengo mi propia experiencia y eso basta.
Después de mucho masticar el asunto un día le pregunté a mi marido…. si tenemos otro hijo tu estas consciente que hay muchas cosas que tendrán que cambiar? En el embarazo no es problema, pero después no tendré tiempo ni energía para tener la casa radiante, muchas veces no habrá almuerzo listo, y tu tendrás que hacer varias cosas que yo hago ahora, estás dispuesto a esos cambios? Y me miró con esos ojos de ilusión como si casi le estuviese mostrando el test positivo y me respondió que haría todo lo que yo sintiera necesario.

Al día siguiente, dejé de tomar mis pastillas anticonceptivas… una alegría muy extraña invadía todo mi ser, había tomado una de las decisiones más importantes en mi vida y comenzó un periodo de ilusión desbordante.  Sin querer comienzas a soñar con todo lo que se viene y te dejas llevar por esa energía deseando que pase rápido el tiempo para ver ese anhelado test positivo.


Te invito a seguir mi historia el próximo jueves en el Blog de Colorido.cl