La importancia de la intervención temprana

Si al terminar de leer este breve texto obtienen la certeza de la importancia de lo que resulta la intervención temprana en todos los trastornos del neurodesarrollo se podría decir que conseguí el objetivo. Así que comencemos.

Los trastornos del neurodesarrollo agrupan una serie de trastornos neuropsiquiátricos, muy diversos y heterogéneos, entre los que se encuentran los trastornos del espectro autista (TEA), trastornos específicos del lenguaje, trastorno del aprendizaje, discapacidad intelectual, trastorno por déficit atencional, entre otros. Ahora, la pregunta que queda es si son tan diversos y variados, ¿Por qué se agrupan en esta “categoría” de trastornos del neurodesarrollo? Y la respuesta radica en que todos se originan muy temprano dentro del desarrollo de una persona, necesariamente durante en esta etapa de cambios rápidos que implica la infancia. Lo anterior puede quedar más claro con algunos ejemplos de casos que veo con relativa frecuencia:

  • Niño (habitualmente los trastornos del neurodesarrollo son más frecuentes en hombres) de 9 años, con problemas académicos y conductuales en el colegio que comenzaron, aparentemente, con su ingreso a la educación básica. Al interrogar a los padres, es muy habitual que respondan “desde siempre fue muy inquieto, apenas empezó a caminar no dejo de moverse y había que estar siempre atento porque pasaba de una cosa a otra”.
  • Niña de 6 años, con diagnostico reciente de TEA. Al interrogar a los padres estos refieren “siempre nos llamo la atención, desde bebe, que no daba muchos problema, siempre muy tranquila estando sola, tampoco sonreía ni miraba mucho y, a veces, lloraba de la nada y no había quien la calmara”.

Como pueden ver, dos niños que a primera vista los padres describen muy diferentes, comparten una característica en común: los dos presentaron dificultades o conductas que los padres consideraron “peculiares” muy temprano en su desarrollo, que ya daban señales de los trastornos que muchísimo después les fueron diagnosticados.

                Ya teniendo claro porque se les denomina trastornos del neurodesarrollo, es importante comprender porque el intervenir tempranamente favorece el pronóstico. Al ser la infancia una etapa de importantes y rápidos cambios, es también una etapa donde las intervenciones que realicemos tendrán sustancialmente más efecto que al realizarla más tardíamente, ya que muchas de las situaciones que podemos traer desde el nacimiento, en este periodo, son altamente modificables por la experiencia que recibamos de nuestro entorno. Esto es especialmente relevante en los trastornos del espectro autista, donde intervenciones que mejoren la funcionalidad social y el desarrollo de un lenguaje funcional antes de los 5 años, implica un marcador decisivo en lo que será el futuro de los niños con este trastorno.

Ahora, como padres ¿Qué podemos hacer? Mucho, ya que si bien el especialista puede saber mucho sobre trastornos y enfermedades que aquejan a los niños, jamás podrá conocer mejor a un niño que sus propios padres, por lo que son los papas quienes deben estar alerta a lo que llamamos “banderas rojas” del desarrollo y consultar oportunamente, a fin de propiciar una intervención temprana. Para lo anterior resultan muy útiles las recomendaciones que realiza el Centro para el control y prevención de enfermedades de EE.UU. (CDC), recomendaciones que pueden encontrar en el siguiente vínculo: https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/actearly/milestones/index.html , con datos diferenciados para cada edad, videos y listas de chequeo con los aspectos que nos debieran alertar y motivar a consultar con una especialista, a fin de no perder la oportunidad de una intervención temprana.

Aprovechando que la CDC es de los Estados Unidos, me despido con una frase de un escritor y abolicionista estadounidense, Frederick Douglas, que ya en el siglo XIX visualizo la importancia de las intervenciones temprana: “Es más fácil construir  niños fuertes que reparar hombres rotos”.

 

Pablo Diez Lagos

Psiquiatra infantil y del adolescente

 

>> Puedes descargar la lista de verificación con consejos desde los 2 meses hasta los 5 años aquí <<