Bitácora Cochrane – Tortel – Villa O’Higgins parte 3

Nosotros les seguimos contando sobre este hermoso viaje de @Fourwalking por la Carretera Austral. Carolina y Juan Pablo junto a sus dos hijos, Rocca de 5 años y Colomba de 8 años, comenzaron un viaje inolvidable el 28 de diciembre del año pasado.

 

Bueno, como les comentaba en la última bitácora, alcanzó cupo para nosotros en la barcaza! Capitán Machuca se pasó! 👮🏻‍♂️❤ No podíamos más de felicidad. Entonces cruzaríamos de Puerto Bahamondes (VO) a Candelario Mansilla en esta barcaza que iba dejando a los pobladores del lago en sus casas. En total 13 familias viven ahí alejados de todo, sin ninguna tecnología.

Fue un viaje maravilloso, rodeado de caballos, vacas, perros, fardos, materiales para la construcción y bueno lo más importante, gente maravillosa. Nos fuimos compartiendo unos mates con estas familias y fuimos aprendiendo de sus realidades. Nos contaban lo duro que era estar tan alejados, pero que no la cambiarían por nada!👏🏼 Quedamos de volver e instalarnos con ellos un tiempo!

Bueno, después de 4 hrs aprox. de navegación y paradas en puertos, llegamos a Candelario Mansilla, un lugar con una vista increíble. Fuimos a hacer la salida de Chile en carabineros y teníamos que esperar a que la PDI viera el correo que ellos enviaban con nuestros datos y respondieran para ver si nos daban la autorización para salir del país. Por mientras, Juampi y la Colo fueron a hablar con dos hermanos que tenían un camping en el lugar. Ahora venía una caminata de 22 km🐾 por un camino de autos, luego 6km de bosque hasta llegar a la gendarmería argentina y a la punta norte del Lago del Desierto en donde pasaríamos la noche. Cuando volvieron, la Colo venía con buenas noticias: Don Tito, uno de los hermanos, nos llevaría los primeros 22 km así que solo tendríamos que caminar 6 km.

Empezamos a caminar por un bosque de lengas maduras y muchos causes de agua, hasta llegar a la imponente vista de la Laguna del Desierto con el Fitzroy y Cerro Torres detrás. Llegamos a gendarmería, hicimos los papeleos para entrar a Argentina y nos instalamos en el camping. El lugar con mejor vista que he dormido en mi vida, pastito corto, baños, lugar perfecto y gratis.

Al otro día nos levantamos temprano, comimos un buen desayuno, desarmamos campamento y a caminar. 🐾 Serian 12 km en que cruzaríamos la Laguna del Desierto de punta norte a punta sur! “Ohhh que lindo lugar” dijo el Roca cuando llegó 😂❤ un bosque impactante, la Laguna al costado, el fitzroy imponente y el glaciar Vespigniani. Pero fue durisimooo, veniamos muy cargados y todo era subida, yo creo que lo lindo del lugar nos ayudó a no abandonar!

Fueron largas 7 hrs 🐾. Llegamos a la punta sur, un lugar donde hay restaurant, camping, paseos en kayak, etc. Nuestra idea era agarrar camino hacia el Chalten que estaba a 37km y pasar la noche para al otro día subir al campamento Poisenont! Nos pusimos a hacer dedo 👍🏼 y nada de nada… hasta que pasó un auto con 3 mujeres que se encantaron con los niños, el Rocca un galán jajaj y nos llevaron, ellas lo maximo! Iba mamá, hija y una amiga de la hija. Andaban recorriendo el lugar de vacaciones. Fueron muy cariñosas y amables con todos, en verdad estamos muy agradecidas de ellas!

Llegamos a la estancia. El problema era que nos enteramos de que en Punta Sur no había camping, sólo hotel. así que cuando nos bajamos, buscamos un lugar alternativo a la orilla del Río 🤫 no se podía acampar, pero no teníamos opción, veníamos muertos y ya era tarde, comimos, armamos campamento y a dormir.

Al otro día nos levantamos rápidamente, desarmamos campamento y a caminar 🐾 serian 7 km hasta el campamento Poisenont donde dejaríamos las mochilas y luego 4 km ida y vuelta hacia la “Laguna de los 3” (el Rocca estaba muy molesto porque era de los 3 y no de los 4 😂).

Los primeros 7 km fueron un sendero muy amigable, seguíamos bordeados de lengas. Después de unos km de caminata llegamos al mirador Piedras Blancas, teníamos vista al imponente glacias y Fitzroy. Ahí conocimos a tres chicos de río Gallegos que iban a escalar una de las rocas. Tan cariñosos que le regalaron una empanada a los niños!! Seguimos caminando hasta llegar a Poincenot en donde almorzamos y montamos campamento. Seguimos livianos rumbo a nuestro objetivo, durisimoos 2 km en el cual el último ascendía a 400 mt de desnivel. Fueron 55 minutos 🐾🕒 al llegar, fue impactante. La Laguna los Tres con nuestro amigo Fitzroy en todo su esplendor, la verdad impresionante! Luego de un largo rato ahí, bajamos hacia el campamento! Preparamos comida, conocimos a nuestras vecinas, 3 chicas de Buenos Aires que nos compartieron un rico vino!🍷

Al otro día desarmamos campamento y caminamos por el sendero de Laguna Capricho hasta el pueblo Chalten!! 8 km, hermosas vistas, grandes bloques de roca! Después de 5 horas aprox, llegamos al Chalte, buscamos camping e invitamos a los niños a unas merecidisimas hamburguesas! Disfrutamos y celebramos una rica comida en familia!

Al otro día partimos caminata hacia Lago Torres, subimos livianos ya que eran 21 km entre ida y vuelta. Esperábamos una buena vista porque el día estaba muy nublado. Era un sendero bastante amigable con lindas vistas a nidos de cóndores, río Fitzroy y todo el cordón montañoso. Cuando llegamos arriba quedamos impresionados. El Lago Torres lleno de témpanos y la cumbre principal despejada, los niños corrieron a agarrar los bloques de hielo y el Rocca dijo que era el mejor día de su vida! Estuvimos ahí una media hora, en verdad impresionados con la vista y luego bajamos nuevamente al pueblo, era hora de preparar las cosas porque al otro día nos moveríamos a Calafate!

A modo de observación la entrada al parque era gratis y los camping también!

 

Bitácora Calafate – Puerto Natales

Llego la hora de dejar un lugar que nos encantó! El Chalten es increiblee 🤩 de parte de los 4 se los recomendamos a todos y esperamos que algún día puedan ir!

Y esto sigue… salimos a hacer dedo 👍🏼, nuestro siguiente destino era Calafate. Caminamos hasta la entrada del pueblo en donde había una bomba de bencina y ahí nos instalamos. Fueron 4 largas horas de espera… nadie nos llevaba (al parecer en Argentina no es tan común llevar gente en ruta🤷🏼‍♀) hasta que aparecieron unos franceses tiernos que nos llevaron hasta la ruta 40. Ellos iban para el otro lado así que ahí quedamos. Fue una hora más de hacer 👍🏼hasta qué pasó Nico, un argentino que vivía en Calafate y tenía un hotel en el Chalten. Él un agrado, nos fuimos conversando y compartiendo mate hasta que llegamos a destino.

Así fue como llegamos a Calafate, en donde Pascale -quién nos había contactado tiempo atrás ofreciéndonos su casa en el pueblo- nos fue a buscar. La gente no nos deja de sorprender. ❤

Cuando llegamos, la llamamos y fue por nosotros. 🙌🏼 Llegamos a su casa y conocimos a Dante, su pareja y Amelie, una de sus hijas. Unas personas realmente lindas, cariñosas, amables y atentas! Nos recibieron con mucho amor y nos atendieron como reyes 👑 Así que salimos a comprar para compartir todos juntos una rica comida.

Al otro día nos levantamos temprano, ya que íbamos al Glaciar Perito Moreno. Pero tuvimos un problema con el banco y no podíamos ni sacar plata, ni pagar con la tarjeta. Estuvimos como 3 hrs tratando de solucionar el problema, un poco angustiados, ya que no teníamos ni uno. Cuando por fin se solucionó gracias a mi cuñado máximo, para variar era una tontera, ya era muy tarde para ir al glaciar; así que salimos a caminar por el pueblo mientras nos organizábamos para ir al siguiente día. En la tarde estuvimos con Pasqui y Dante conversando, ellos tienen un emprendimiento de dulces, mermeladas y licores @haciendaelnegral son ricos, bonitos, baratos y lo más importante en estos días, hechos por personas con buen corazón. ❤

Al otro día partimos con ganas de glaciar, pero corría un viento que nos volábamos. Estuvimos 3:30 haciendo 👍. Ya habíamos perdido las esperanzas y partimos caminando de vuelta a casa 😞, caminamos 1 km y pasó una camioneta… igual le hicimos dedo así como porsiaca y resulta que nos paró, eran tres bolivianos que vivían en Calafate y Ramiro, el chofer, tenía una empresa constructora y justo estaba haciendo arreglos en el Parque, así que partimos con ellos.

Cuando íbamos en el camino (eran 80 km en total) Ramiro nos dice que si tenemos suerte, no tendríamos que pagar la entrada porque como nos conocen y estamos trabajando, no nos pararían jajja y adivinen que?? Pásamos! 🍀Llegamos al glaciar… la verdad fue algo realmente impactante y emocionante. Nunca pensamos que era tan grande y lo veríamos tan cerca! Estuvimos cerca de 3 horas 🕒 caminando por las pasarelas y observando la imponente masa de hielo! La vuelta por suerte fue mas fácil!

Al otro día partiríamos a Natales, así que volvimos a casa a preparar las cosas y a compartir la última noche con nuestros grandes anfitriones! Fue tan lindo estar con ellos, nos sentimos tan como en casa! Hasta los niños hicieron licor de calafate con Dante! En verdad fue maravilloso estar en familia un rato! Gracias familia, espero que nos volvamos a encontrar pronto!

A la mañana siguiente Dante nos llevó a las salida de Calafate para hacer dedo rumbo a Puerto Natales. Estuvimos 4 hrs esperando jaja definitivamente los argentinos no llevan a dedo! Hasta que nos llevó un chileno, El Seba, el trabajaba para Wickedcamp y había ido a Calafate a cambiarle un auto a un turista e iba de vuelta a Punta Arenas, así que como el dedo estaba tan complicado, entre quedar botados, preferimos cambiar de planes y nos fuimos a Punta Arenas 😅😂 Natales lo dejaremos para la vuelta de Ushuaia! Y seguimos!

Un cariñoso saludos a todos los amigos argentinos que hemos conocido en ruta y nos han ayudado!

 

Si quieres saber más sobre este increíble viaje, síguelos en su instagram @fourwalking!