Despachos a todo Chile por $3.500!

¿Chupete si o no?

Autor: Pamela Muñoz Lagos

Ayer en el día de la salud compartimos un interesante post de la Dra. Natalia Nilo referente al famoso chupete.

Mi experiencia con el chupete ha sido variada. Yo personalmente no usé chupete, mi mamá me contó que yo siempre hacía arcadas, que mi abuela paterna llegó como con 4 chupetes cuando nací y que por más que lo intentaron mis arcadas no cesaron.

Cuando nació mi primer hijo, mi marido insistió en que él no quería que Aaron usara chupete, por nada del mundo, principalmente por el tema de los dientes.  Yo acepté, porque le encontré razón y la verdad es que era mi primer hijo entonces no sabia lo que era un niño con o sin chupete.

Aaron no usó chupete y lo amamanté hasta que cumplió 1 año.  Yo me despertaba en las noches con un ruido, porque el comenzaba a succionar su manito.  Muchas veces me hubiese encantado que usara chupete, porque la verdad es que uno se siente agotada y el chupete por lo menos te da esos 3 minutos de calma antes de que explote la bomba llamada llanto!  Por que si, una guagua que no usa chupete llora en el segundo que le dio hambre y no hay nada, pero nada que la haga callar. Si tú en ese momento estás con todo el pelo mojado en la ducha, entonces tienes que apurarte porque quizás lleguen los vecinos a ver si no le estás pegando a la guagua.  Las guaguas son tremendamente egoístas en ese sentido, ellas lloran cuando tienen hambre, así como cuando uno prende la luz, al segundo.

El hecho de que no usara chupete fue emocionalmente A-GO-TA-DOR! Porque no es que la guagua no use chupete, el chupete es tu pechuga! Si la guagua tiene hambre ”tetita”, si la guagua tiene sueño “tetita”, si quieres que la guagua no grite todo el vuelo en el avión, le enchufas la “tetita” y santo remedio!  Mi hijo no se quedaba dormido si no era con la “tetita”. ¿Y sabes que? Si, es lindo, el apego es importante y todo lo que tu quieras, pero que la mamá no caiga al suelo de agotamiento, que pueda terminar de ducharse tranquila porque le pusiste el chupete esos 3 minutos que te faltaban, también es importante, porque tú como madre das todo! Porque das hasta el alma por tu hijo y muchas veces nos olvidamos que si nosotras no estamos bien, esos pequeños seres tampoco.

Yo creo que como todo, hay que encontrar un equilibrio.  Con mi segundo hijo yo ya sabia como era la cosa, por lo que antes que naciera Ian le dije a mi marido “esta guagua va a usar chupete y punto! Y no quiero escuchar ningún reclamo de parte tuya, porque soy yo la que tiene que andar todo el día con la “tetita”, de lo contrario me vuelvo loca, una segunda vez no lo hago.  Por lo que mi marido no tuvo más remedio que aceptar.

Mi matrona me dio un consejo que hasta el día de hoy siento que fue genial. Ella me dijo “el tema del chupete tiene que tener un equilibrio, tampoco se trata que la guagua esté día y noche con el chupete en la boca. Usa el chupete para que se relaje, porque las guaguas tienen el reflejo de succión, aunque en ese momento no tengan hambre. Ocupa el chupete en las noches o para que duerma en el auto por ejemplo, etc.”  Así lo hice y fui feliz! Mi hijo que ahora tiene 1 año 10 meses sabe que el chupete sólo es para usarlo cuando duerme. Cuando despierta se saca el chupete y lo deja en la cuna. Ayuda mucho en la noche y no es que la guagua va a dejar de mamar por ocupar chupete, no es así, puede que la guagua chupe y chupe durante unos minutos, pero si tiene hambre y de ahí no sale nada te aseguro que va a gritar hasta que le den algo de comer, sea leche materna o mamadera.

Por supuesto que todas las mamás pueden tener experiencias diferentes, yo les cuento la mía. Si tuviera un tercer hijo también le dejaría usar chupete y ocuparía el mismo sistema que ocupé con el segundo.

¿Cómo fue tu experiencia?

Volver >